¿Qué hacer si la nube tóxica del volcán islandés llega a Europa o España?

Se ha declarado una erupción volcánica en Islandia, un fenómeno natural que puede tener graves repercusiones para el medio ambiente y la salud humana. ¿Qué pasaría si la nube tóxica de cenizas y gases llegara a Europa o España? ¿Cómo podríamos prevenir los efectos nocivos de esta situación?

La erupción volcánica tomada anoche, 10 de julio de 2023. Foto: IMO/Elísabet Pálmadóttir

La erupción volcánica en Islandia se declaró el 19 de marzo de 2021, cuando el volcán Fagradalsfjall entró en erupción por primera vez en más de 6.000 años. La erupción fue precedida por una serie de terremotos que indicaban una actividad sísmica anormal. La erupción produjo una espectacular fuente de lava que se elevó hasta 300 metros de altura y se extendió por varios kilómetros cuadrados. Aunque la erupción no supuso una amenaza inmediata para la población, sí generó algunas complicaciones para el tráfico aéreo y la calidad del aire.

Un volcán situado al suroeste de la capital de IslandiaReikiavik, ha entrado en erupción por tercera vez en los últimos tres años y las autoridades han creado una zona de seguridad, aunque aseguran que de momento no hay daños a infraestructuras.

En este artículo, vamos a explicar las posibles consecuencias de una erupción volcánica en Islandia y las medidas de prevención que se pueden tomar para protegerse de sus efectos.

¿Qué es una erupción volcánica y por qué ocurre en Islandia?

Una erupción volcánica es la expulsión violenta de magma, cenizas, gases y otros materiales desde el interior de la Tierra a través de una abertura llamada cráter. El magma es la roca fundida que se encuentra bajo la superficie terrestre y que puede ascender por las grietas o fallas de la corteza.

Islandia es un país situado en el norte de Europa, entre el océano Atlántico y el mar de Noruega. Su territorio está formado por una serie de islas e islotes de origen volcánico, que se encuentran sobre la dorsal mesoatlántica, una zona donde se separan las placas tectónicas de Eurasia y América. Esta separación provoca que el magma ascienda con facilidad y forme volcanes activos, que pueden entrar en erupción periódicamente.

¿Qué consecuencias puede tener una erupción volcánica en Islandia?

Una erupción volcánica en Islandia puede tener consecuencias tanto locales como globales, dependiendo de la intensidad, la duración y la dirección del viento.

A nivel local, una erupción volcánica puede causar daños materiales y humanos, como la destrucción de infraestructuras, viviendas, cultivos y ganado; la contaminación del agua y el suelo; el riesgo de aludes, inundaciones o terremotos; y la afectación a la salud respiratoria, ocular y cutánea de las personas expuestas a las cenizas y los gases.

A nivel global, una erupción volcánica puede afectar al clima, al transporte aéreo y a la biodiversidad. Por ejemplo, la erupción del volcán Eyjafjallajökull en 2010 provocó la cancelación de miles de vuelos en Europa por el riesgo de que las cenizas dañaran los motores de los aviones. Además, las cenizas y los gases pueden dispersarse por la atmósfera y alterar el equilibrio térmico del planeta, provocando cambios en las temperaturas, las precipitaciones y los patrones climáticos. Asimismo, las cenizas y los gases pueden afectar a la flora y la fauna, reduciendo la disponibilidad de luz, agua y nutrientes; alterando los ciclos biológicos; y causando enfermedades o muertes.

¿Cómo podemos prevenir los efectos nocivos de una erupción volcánica en Islandia?

Ante una posible erupción volcánica en Islandia, es importante estar informados y preparados para actuar con rapidez y seguridad. Algunas medidas de prevención que se pueden tomar son:

– Seguir las recomendaciones de las autoridades competentes, como los servicios meteorológicos, las agencias de protección civil o los organismos sanitarios.

– Evitar viajar a las zonas afectadas o cercanas al volcán, salvo que sea imprescindible o se cuente con autorización.

– Protegerse del contacto con las cenizas y los gases, usando mascarillas, gafas, guantes y ropa adecuada.

– Limpiar con frecuencia las superficies expuestas a las cenizas, como los techos, las ventanas o los vehículos.

– Evitar consumir alimentos o agua contaminados por las cenizas o los gases.

– Consultar con un médico si se presentan síntomas como tos, irritación ocular o cutánea, dificultad para respirar o alergias.

– Mantenerse alerta ante posibles emergencias derivadas de la erupción volcánica, como incendios, deslizamientos o inundaciones.

La erupción volcánica en Islandia es un fenómeno natural que puede tener graves consecuencias para el medio ambiente y la salud humana, tanto a nivel local como global. Por ello, es importante estar informados y preparados para prevenir los efectos nocivos de esta situación y actuar con responsabilidad y solidaridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *